Sistemas de supresión contra incendios son efectivos, fáciles de utilizar y seguros para las personas, los activos más importantes, las instalaciones y el medio ambiente.